¿Por qué tomar jugos naturales no es tan bueno para la salud ?

0
507

Los jugos frescos se han convertido en un elemento básico de muchas dietas, en especial para esos consumidores atareados y preocupados por su salud que buscan ahorrar algo de tiempo al hacer (y tal vez incluso al masticar) su comida sin perderse de los nutrientes.
También se han asociado los jugos con la idea de que pueden ayudar a perder peso y a «desintoxicar» el cuerpo.

Todo esto ha hecho de los jugos un negocio extremadamente lucrativo. De hecho, el mercado mundial de jugos de frutas y verduras estaba valuado en US$154.000 millones en 2016 y se espera que crezca.

Pero ¿son los jugos realmente tan saludables como pensamos?
La importancia de la fibra
«En los jugos de frutas se elimina casi toda la fibra», dice Emma Elvin, asesora clínica principal de la organización de beneficencia Diabetes UK.
5 mitos y verdades sobre el consumo de fruta
Qué son los carbohidratos color beige y por qué no debemos consumirlos en exceso
Cómo convertir los carbohidratos malos en buenos y otras curiosidades sobre esta fuente de energía.

Los incrementos repentinos en el azúcar en la sangre hacen que el páncreas libere insulina para regresarlo a un nivel estable. Con el tiempo este mecanismo se puede agotar, aumentando así el riesgo de desarrollar diabetes tipo dos.
Debido a que a los jugos se les quita la mayor parte de la fibra, su fructosa se considera como «azúcares libres», lo cual es menos saludable.
En 2013 un grupo de investigadores analizaron información sobre la salud de 100.000 personas, recabada entre 1986 y 2009.

Lo que vieron es que, debido a que los líquidos pasan del estómago al intestino más rápido que los sólidos, incluso cuando el contenido nutricional es similar al de la fruta entera, los jugos generan cambios más marcados y más rápidos en los niveles de glucosa e insulina.
Otro estudio encontró una relación entre el jugo de fruta y la diabetes tipo 2, tras seguir las dietas y estado de la diabetes de más de 70.000 enfermeras en un lapso de 18 años. Otra vez la fibra era una posible explicación.