Mujeres y los Hombres sienten el dolor de manera diferente

0
140

La investigación clínica y experimental muestra un hallazgo sorprendente: el género femenino es más propenso a experimentar afecciones asociadas con molestias crónicas como migrañas, fibromialgia y síndrome del intestino irritable, entre otras
En lo que respecta al dolor crónico, no hay igualdad entre los hombres y las mujeres. El género femenino sufre más: son mucho más propensas a experimentar dolor crónico que los hombres, y es mucho más probable que tengan casi todas las afecciones asociadas con molestias crónicas como migrañas, fibromialgia, síndrome del intestino irritable y afecciones autoinmunes como la artritis reumatoide, entre otras. Muchas de estas son “enfermedades controvertidas”, ya que es posible que no aparezcan en una tomografía computarizada o un análisis de sangre, lo que hace que algunos médicos cuestionen erróneamente su existencia.

Si bien las mujeres se han beneficiado más que los hombres del aumento sísmico de la longevidad durante los últimos dos siglos y, en promedio, viven cinco años más que los hombres en los Estados Unidos, también suelen vivir más tiempo con discapacidad.

El análisis lo planteó Haider Warraich, médico cardiólogo en el VA Boston Healthcare System, Brigham and Women’s Hospital y Harvard Medical School y autor del próximo libro “The Song of Our Scars: The Untold Story of Pain”.

El género femenino sufre más: son mucho más propensas a experimentar dolor crónico que los hombres (iStock)
El género femenino sufre más: son mucho más propensas a experimentar dolor crónico que los hombres (iStock)
Además de ser más propensas a tener dolor crónico, la mayoría de las mujeres experimentan un malestar significativo mensualmente durante gran parte de su vida adulta con la menstruación y la mayoría siente un dolor extremo durante el parto.

Sin embargo, la gran mayoría de la investigación clínica y experimental muestra un hallazgo sorprendente: las mujeres son más sensibles al dolor que los hombres. Esto es cierto cuando se prueba en el laboratorio. Ya sea que sufra un pinchazo, toque una sonda eléctrica, se exponga a un químico cáustico o se le pida que sostenga una sonda de calor o sumerja la mano en agua helada, la mayoría de los estudios muestran que las mujeres experimentan más dolor y más rápidamente que los hombres. “Estos hallazgos también son válidos en el mundo real”, apuntó Warraich.

A su vez, las mujeres informan más dolor después de las cirugías que los hombres. Un análisis de 18 estudios mostró que las mujeres son más propensas a advertir que experimentan respuestas dolorosas a las píldoras de placebo en comparación con los hombres.

Algunas de estas diferencias se reducen a cómo el dolor se procesa de manera diferente entre un género y el otro. La investigación inicial se centró en el papel que juegan las hormonas: la testosterona reduce la sensibilidad a la angustia, y las personas que experimentan una transición de hombre a mujer que reciben estrógenos y bloqueadores de testosterona experimentan una mayor frecuencia de migrañas. Sin embargo, un trabajo más reciente parece sugerir que las diferencias en el sistema inmunológico median las diferencias en la forma en que las señales nocivas viajan a través de los cuerpos de hombres y mujeres.

El descubrimiento de la anestesia en el siglo XIX desestigmatizó el alivio del dolor a la hora del parto y las activistas feministas abogaron por un protocolo desarrollado en Alemania llamado “sueño crepuscular”, que incluía inyecciones del opioide morfina y escopolamina (que induce amnesia), para ayudar a mejorar la agonía del trabajo. Pero el sueño crepuscular fue peligroso, provocó que muchas mujeres deliraran y probablemente contribuyó a la muerte de varias de ellas.

Los opioides como la oxicodona y la morfina todavía se usan con frecuencia para los pacientes con dolor crónico, aunque la evidencia acumulada sugiere que los opioides no son mejores, o incluso son peores, para aliviar el dolor crónico que los medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno no aligeran.

Sin embargo, varios estudios muestran que a las mujeres es más probable que se les receten opioides, en dosis más altas y por períodos más largos que a los hombres. (La razón puede deberse a que el dolor crónico es más común entre las mujeres que entre los hombres y es más probable que las mujeres busquen atención médica para sus dolencias).

Reuters