El libro de la RAE que ayuda a escribir mejor

0
604

No se trata de un manual de estilo como los adoptados por diferentes medios de comunicación, aquellos “códigos internos de la redacción para unificar los sistemas y formas de expresión y para lograr una personalidad del propio medio”, según Víctor García de la Concha, coordinador de la obra. Constituye, en cambio, un reflejo del uso de la lengua según el estilo, que es la “manera de escribir o hablar”. En 498 páginas aborda el lenguaje de hoy, desde diferentes aspectos.

Cuestiones gramaticales

La primera parte del ‘Libro de estilo’ (Espasa) despeja dudas gramaticales frecuentes. Comienza, muy acorde con los tiempos que vivimos, con la referencia al género. No al sexo. Porque, como aclaró García de la Concha en la presentación, “el sexo es una condición orgánica de un ser vivo” y género es “una propiedad gramatical de los sustantivos y de algunos pronombres”. El manual sentencia que el masculino abarca el femenino. Es decir, que al hablar de “los alumnos” también se hace referencia a las alumnas.

Además, señala que los extranjerismos adaptados forman el plural según las reglas del español (espaguetis, currículums, talibanes…); que es poco elegante el uso de dos gerundios consecutivos (“Estando comiendo sonó el teléfono”); y que la conjunción y cambia a e ante las voces extranjeras que empiecen con pronunciación de /i/, aunque se escriban distinto (“Mandé cartas e e.mails”). En ocasiones, deja que sea el corazón el que dicte. Para saber si debe usar el complemento directo con la proposición “a” o sin ella en la frase “Saca el caballo” (o “Saca al caballo”) indica que “depende del afecto que se sienta por el animal”. La explicación radica en que, en general, se usa “a” cuando hace referencia a seres humanos.

Cuestiones ortográficas

La segunda parte de la obra abarca las “cuestiones concretas que siguen suscitando dudas a todos”, explica García de la Concha. El libro ofrece “píldoras” sobre cuestiones ortográficas.

El uso de la b y la v, por ejemplo. O consejos para saber dónde va la h. También se pronuncia sobre algunos términos que presentan dificultades, como ciertos acortamientos (finde -en una sola palabra- por fin de semana o porfa en lugar de por favor).

Ofrece explicaciones completas sobre la acentuación y la puntuación. Desaconseja, por ejemplo, el uso de dos puntos más de una vez en un enunciado. Es decir: hacer esto: lástima. Y es enfática al aclarar que se deben usar los dos puntos al saludar en una carta (no coma, como se está imponiendo), si luego se pasa a otra línea. Lo correcto, pues, es escribir: “Hola, Sonia:”.